Kembly Aguilar - La Bicicleta

Desde niña Kembly amaba hacer muñecos con palitos, piedras y hojas o ropa vieja, pero fue hasta los 18 años que empezó a trabajar con el célebre titiritero Fernando Thiel y encontró que ese amor por los muñecos podía continuar a pesar de ser adulta. Tiempo después creó su propia compañía de actores de trapo, espuma y papel maché descubriendo con cada presentación que muchos adultos también se enamoraban del mundo mágico de los muñecos. En un momento de crisis total (familiar, económica, emocional) encontró inspiración para poner en marcha un nuevo proyecto: inventó retratos titiritezcos de dedo para adultos. Empezó con escritores, músicos y pintores que admiraba y pronto se vio sorprendida con pedidos a la medida de numerosos clientes. Art Doll La Bici le permitió así establecer un nuevo punto de contacto con los aficionados a su trabajo en teatro y artes plásticas. Todos son hechos a mano y forman parte de una colección única y exclusiva de esculturas para soñar e inspirarse.