Sonia Fernández - Epso

Cuenta doña Sonia que su papá trabajaba en La Gallito... "pero como éramos siete hermanos y todos estudiábamos los números no cerraban. Se vio obligado entonces a tomar un trabajo adicional en La Nación, de madrugada". Aquella rutina tan agotadora marcó profundamente a Sonia, que creció viendo a su papá dándolo todo por su familia. De aquellas desveladas recuerda jornadas en que acompañó a su papá a repartir periódicos y desde entonces quedó marcada por aquel olor a papel. Con el paso del tiempo esas memorias inspiraron su trabajo en Epso (Ecología y Protección Sostenible), desde donde diseña y fabrica maravillosas lámparas a base de papel. La clave del éxito ha estado en su apariencia, pues simulan estar hechas de algún material mucho más sofisticado. Doña Sonia trabaja en su taller, ubicado en Desamparados, refugio creativo que también ha dado a pequeñas bicicletas de papel que adornan las casas de sus clientes, rindiendo homenaje eterno a su padre.